18/4/10

El suicida nunca nació


Quizá aún no nacía, porque su más intenso deseo seguía aferrándola al vientre del que no debió salir.

Lloraba a diario, aunque la avalancha solía quedarse en la garganta dificultándole el respiro, y por ello había inventado distracciones para cada minuto y excusas para el dolor en su pecho. Así se había percatado de que el alivio llegaba cuando huía de sí misma, cuando daba la espalda a las verdades que la aterraban y acentuaban su bien nutrido abandono.

La soledad pululaba a su alrededor sobreviviendo entre bullicio y le respondía con nada todas sus preguntas.

Su suicidio había iniciado desde el instante mismo de su nacimiento.

Ahora su propia sangre, que iba envolviendo su cuerpo, le parecía lo más cercano a ese abrazo tibio que nunca tuvo y que siempre necesitó. Había pedido ese abrazo tantas veces y de tantas formas: Con el lenguaje negro de sus uñas que buscando amor, encontraban hielo en vez de piel. Con el ansia impostergable en forma de alas que había tatuado en su espalda. Con el premonitorio grito de angustia punzante dibujado en sus muñecas. Con la huída urgente y banal que había hecho colgar de su vientre como una lágrima siempre brillante. Con todo su ser y en todos sus sueños, … con lo que le quedaba de alma, había pedido un abrazo.

Quizá dejó de escuchar a la estrella de la esperanza susurrándole el camino cerca de su oído. Quizá alguien gritó más fuerte, quizá su corazón la ensordeció en un minuto de silencio.

Lo cierto es que había vuelto a casa, dejando aquí el vacío para los que nada tienen.

4 comentarios:

calma dijo...

Cuánto silencio querido amigo, tu entrada como siempre la tendré que leer varias veces, eres el escritor más complejo y brillante de esta blogosfera. Espero que todo te vaya muy bien.
Un beso

calma dijo...

Sigues aquí porque eres un pedazo de escritor y un ser maravilloso, y yo te quiero con el alma.
Gracias por ser tan generoso siempre conmigo.
Mil besos

calma dijo...

Qué silencio...
Yo estoy, siempre
Un abrazo grande

Muchacha con sombrero dijo...

Wow, esto está genial, re lindo... :) Saludos