23/3/10

En el nombre de...


Ayer vi la pobreza,... y me sonrojé.

Mi cuerpo culpable apuró el paso para huir de los terribles ojos de quienes viven con hambre. Se inquietó dentro de mi la que nunca duerme, y me recriminó con gestos la soledad de la suficiencia y el escosor de la impotencia.

Pasé por los grises y polvorientos senderos de la pobreza, dejando imperceptibles huellas que fueron borradas de inmediato por el simplísimo olor de la miseria.

...Y me sonrojé, pero inexplicablemente no me detuve. Quizá pasé entre ciegos, quizá pude ayudar, quizá pude escuchar,... pero no me detuve.

Ayer vi la pobreza y quizá amenazó con instalarse en mi alma como esporas de venganza. Quizá debí reposar en el camino y siquiera limpiar las carillas sucias de los más ingenuos miserables.

Vi la pobreza y no me detuve. Corrí al espejo en busca de respuestas.

Ahora se por qué huí. Entendí el apuro de mis piernas.

Había salido de allí porque la pobreza no es un lugar sino una costumbre. Había salido porque conocía el camino, porque había vivido allí pero decidí otra cosa...

Recordé que solo la carne, maldita y pervertida, padece de soledades, que solo su peso nos adhiere a las catacumbas y nos redime convertidos en nimios y pusilánimes.
Decidí no ser pobre aun cuando no poseía nada. Supe que el alma no conoce miserias.

Ahora carnales demonios, dejad que los pobres vengan a mi.

2 comentarios:

calma dijo...

Estremece tanto el texto como la música, conozco muy bien esa pobreza de la que hablas, o creo conocerla, aunque tus textos son auténticos laberintos en los que perderse, nadie me hace pensar tanto como tú, cuando leo... increíble. De verdad, he sentido un escalofrío tremendo.
Un beso enorme de esta pobre alma descarriada.

Kelly dijo...

La peor pobreza es la pobreza de espíritu y la carencia de sensibilidad hacia lo que nos rodea. Pobres de nosotros que pasamos de largo ante ella...
Por muchas cosas que hagamos para erradicar la pobreza nunca será suficiente.
La pobreza es la verguenza de la humanidad, vivimos en un mundo lleno de recursos mal repartidos.
*Besitos
Sabes que me gusta verte siempre por aquí.